Pisando el freno

 

Ya ha terminado mi primer contrato en la tienda de decoración, el de los quince días, y me han renovado por un mes más.

-Qué peso me he sacado de encima con esta renovación-.

Ahora simplemente queda esperar a que las tres chicas que están de baja en estos momentos vayan incorporándose poco a poco, hasta el día que ya no hagan falta “mis servicios” y me den puerta. Pero bueno, al menos llevaré en las espaldas un mes y medio trabajado, que querais que no menos da una piedra🙂.

Y tras estos quince días ya me he adaptado al ritmo de trabajo bastante bien. Los pesos son los mismos, pero ya he pasado las agujetas. Y a medida que el día del inventario se acerca, va aumentando la prisa y la carga de trabajo, por lo que el día a día se pasa en un plis.

Y, como siempre, he vuelto a adquirir el mal hábito de andar siempre acelerada. Y mirad que hago esfuerzos de mentalización para dominar este “caballo de batalla”, pero es algo que sinceramente me cuesta mucho controlar.

Para haceros una idea, es una sensación que te acompaña todo el día. Es la sensación -infundada- de que SIEMPRE hay prisa. Es como si al reloj interno le metiese una pila Duracell rellena de cocacola y café negro, que hace que desde que abro los ojos hasta que los cierro para dormir le meta caña al cuerpo.

Normalmente cuando llega el día libre… en este caso el domingo, y me paro a pensar, me doy cuenta de que no me estoy cuidando bien. Ni física ni mentalmente. Y está claro que soy bastante joven aún, tengo veintiseis años, pero que como no comience a modificar ciertos hábitos y a desprenderme de ciertas autopresiones estúpidas puede que cuando llegue a los cuarenta mi cuerpo no esté tan sano como me gustaría.

Había reducido el tabaco, pero llevo una temporada que estoy fumando bastante de nuevo. Y es el círculo vicioso: nerviosa= fumo uno= relax momentáneo= más nerviosa por la nicotina a la hora siguiente= fumo uno= relax momentáneo… etc.

Había recuperado los buenos hábitos alimenticios, pero llevo también una temporada que: cansada de currar= no cocino= bocadillo o comida enlatada. La “prisa interior” me hace asimismo comer en diez… bueno no, en siete minutos para ir volando a hacer otra cosa “más importante” en ese momento.

Había reducido la cantidad de café. Pero claro, el del desayuno, el de antes de entrar a currar, el de antes de volver a entrar a currar, el de quedar en la cafetería… El caso es que tengo la sensación de que si prescindiese de ellos no podría estar al 100% después, por lo que no me arriesgo a no tomarlos “no vaya a ser”.

Y en fin, de nuevo llega el domingo por la mañana, y abro el blog y recuerdo la última vez que me sentí así hace unos meses. Y escribo y releo lo que acabo de escribir, y me doy cuenta de que toca desacelerar de nuevo. Y sé que lo iré haciendo, y que poco a poco recuperaré la calma… hasta que cualquier nuevo cambio en mi vida provoque una nueva temporada de ansiedad y vuelva a recuperar el tabaco, el café y la comida de lata.

Bueno… a lo mejor de esta vez es la definitiva y recupero el “control” para siempre.

¿Sois nerviosos vosotros?

10 comments so far

  1. wasd on

    pues chica, q kieres q te diga, tomatelo con calma, cada uno con sus demonios personales, al final no se sabe, si realmente esta el enemigo o es la necesidad de batallear contra el lo q nos hace verlo, en fin, tomate la vida con calma^^ q las prisas nunca fueron buenas^^

  2. anama on

    Me ha gustado que lo nombres como “demonio personal”. Has dado en el clavo con esa expresión😀.
    Vamos no es algo que me limite, tampoco es cosa de ir de llorica, eso sí, me es muy molesto en mi día a día estar tan histérica… a lo mejor me informo sobre las religiones orientalers y comienzo a meditar jeje, siempre me llamaron la atención esas movidas.😛

  3. CASIOPEA on

    Pues mira yo soy una persona tranquila , y aunque hoy en dia vamos simpre con prisas , no suelo perder los nervios ; en mi trabajo lo tengo todo bajo control , pero en lo personal soy ¡¡desastre total¡¡

    Mi demonio personal , el desorden ; no hay manera y mira que llevo añitos intentando cambiar…

    Un saludo🙂 .

  4. ele on

    Yo también soy una persona tranquila, como Casiopea aunque cuando me agobio o me pongo de los nervios… Al contrario que tú, Casiopea, no puedo soportar el desorden ni las puertas abiertas, son manías. Cada uno con las suyas.

  5. Epi on

    Yo soy bastante tranquilo, aunque me tomo unas cuantas coca-colas al día (una mosca cojonera en forma de compañera de piso me dice que bebo demasiadas) y sigo igual de pachorra que siempre😄.

    Espero que logres controlar esos malos hábitos que te surgen durante el curro.

  6. Despistado on

    Generalmente soy bastante tranquilo y no suelo ir con prisas; total, por muchos años que viva no podré hacer ni la mitad de las cosas que me gustaría, así que me lo tomo con calma.
    Eso sí, me gusta el orden y tener las cosas controladas porque de esta forma utilizo el tiempo mejor.

  7. wasd on

    pues no se, yo por muxas cosas q haga, siepre deseare ver una nueva actualizacion de anita^^

  8. anama on

    😦 chicos gracias por los comments, pero creo que las actualizaciones quedarán para los domingos…
    …ay que se me quema la comida!😦
    Besitos, buena semana

  9. ele on

    Jooo inténtalo antes que yo estoy con wasd.😀

  10. wasd on

    por cierto, lo siento ayer de noche me fallo la conexion, si no te hubiera firmado, q hacia muxo q no salia:P


Lisa kommentaar

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Muuda )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Muuda )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Muuda )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Muuda )

Connecting to %s

%d bloggers like this: