Comienza diciembre…

 

…Y con él una de las épocas más frenéticas de mi año. Y con él, asimismo, una de las épocas más reflexivas de mi año.

Cuando comienza diciembre se nota en todos los ámbitos: en el familiar, en el laboral, en el “social”…

La familia se junta, en la medida de lo posible. Se reparten los días en los que los hermanos y primos estarán con la familia por parte directa, y los que estarán con la familia política. Se organizan comidas y cenas, visitas y demás en el poco tiempo libre que cada uno disfruta, que se suele limitar a los festivos oficiales.

El trabajo aumenta, al menos en el comercio. La mercancía llega a montones, los clientes también. Se reorganizan turnos, se reparten festivos. Todo funciona más deprisa, se empaquetan regalos y se acumulan colas… (y algunas achican agua que cae de los techos y se empapan😉 )

En cuanto a los amigos, éste es un mes en el que hay un montón de días festivos. Los dedicados a la Constitución, los festivos locales, los propios de las ceremonias religiosas…

Se intenta quedar con todas esas personas que hace tiempo una no ve debido, precisamente, a la falta de tiempo libre mezclada con una poca dejadez por ambas partes.

Se organizan fiestas y salidas. Me apetezca realmente o no, o aunque haya estado el resto del año como una seta metida en casa, hay días que no me permito perderme: fin de año, Reyes, el día de la cena de las niñas…Me da lo mismo terminar reventada. El año acaba y siempre me pasa lo mismo: lo intento apurar como si así fuese a compensar así todas las juergas que no me he corrido el resto del año.

Y en cuanto a lo de la reflexión… la barrera psicológica de traspasar de nuevo un 31 de diciembre. Todos los años me pasa lo mismo, en fin de año y en San Juan; Pienso “no puede ser que haya terminado ya otro año”.

Y me resulta inevitable recordar esas fechas por orden desde hace diez años hacia acá. Podría, si quisiera, enumerar uno por uno los SanJuanes -o mitades de año- y los treintayunos de diciembre, o fines de año, desde que tenía quince hasta el pasado 2006 *que por otra parte prefiero no recordar*.

Recuerdo qué pensaba, sentía, y con quien disfrutaba a los quince…que era de manera un poco diferente a la de los dieciséis… y más aún a la de los diecisiete y así sucesivamente hasta los veintiséis. Y cada año ha sido tan distinto,  y han ido pasando tan rápido… que cada vez que lo pienso me da medio soponcio.

Y por eso cada año, por estas fechas, me propongo lo mismo: dejarme de tantos “debería” y de tantos “tengo que”, y disfrutar más de cada momento que tenga libre con cada persona que esté a mi lado. Y volver a llamar a toda esa gente a la que le sigo debiendo un café desde hace casi un año y quedar con todos ellos a partir de enero…

Y cada año, cuando comienza enero, todo esto que he reflexionado se me olvida de un plumazo, y con el estreno de los nuevos meses empiezo con otra sarta de “tengoqués” y de “debería” que la mayor parte de las veces son exigencias demasiado estrictas que hacen que gaste mi energía de manera… estúpida.

Fin.

PD. Wow! menudo post-rallada, lo necesitaba😉

Besazos

Y felices Navidades!

*Y todavía TENGO QUE comprar el árbol*

9 comments so far

  1. wasd on

    no te preocupes, todo el mundo esta con lo mismo, este año toda cambiara, este año sere mejor persona, este año no pirare clases de la facultad, este año encontrare una pareja q por lo menos me de algo de estabilidad, pero bueno, luego keda todo en el camino

  2. anama on

    Wasd, respecto a colgar clase en la facultad, siempre depende de la calidad de la clase.
    Yo tenía asignaturas en las que el profe se limitaba a dictar apuntes, por lo que yo me las chimpaba y me dedicaba a chapar esas horas que me cundia mucho mas…
    Y respecto a la pareja y estabilidad…si mal no recuerdo tienes 19 tacos?? o 20 ya?? Anda muchacho, disfruta de la juventud!!!😉
    Besazo

  3. epi87 on

    Jamás me he planteado los “debería” o “tengo que”, porque sé que no los voy a cumplir😄.

  4. ele on

    yo tampoco me lo he planteado jaja porque tampoco lo cumpliría. Bueno, lo que me gusta en sí es la navidad, aver si con el puente este pongo los adornos y el árbol. !Que estoy ansiosa!😉

  5. anabel on

    No os plantéeis los “debería” o los “tengo que” como obligaciones, porque luego no podéis cumplirlos o la vida os lleva por otros caminos y de ahí surgen las frustraciones, los complejos, las penas… (Dios, parezco mi abuela… ¿tan mayor soy ya que puedo dar este tipo de consejos desde mi experiencia vital?; casi que mejor pienso que he vivido mucho en mis pocos años de vida ;-P)
    Pero sí planteároslos como un “¿por qué no tengo que…?” ¿Quién sabe? Igual sirve como revulsivo para cambiar aquello que no os guste. Sí que os aseguro que es cierto eso de que en un segundo te cambia para siempre la vida, así que ¿por qué no intentamos todos tener mejores modales, ser más felices sin pisar a los demás, disfrutar de lo que tenemos, compartirlo…? Pero no porque sea diciembre, sino porque es así como queremos vivir todo el año…

    Anamá, por cierto, estoy resfriada y veo el mundo entre brumas… Que les den a los libros cuando las cataratas de Iguazú decidan volver a descargar en mi tienda…
    Besos

  6. anama on

    Jejeje, Epi y Ele, pues sí, la mayoría de los “tengo qué” se solucionan con un “no me apetece qué”, y como Anabel dice despues vienen las frustraciones jijijijijiiji
    Y Anabel… no me esperaba que te resfriases😦 . Si lo supiera no me habría reido tanto el otro día con lo del chaparrón ese, así que mejórate y un besito😦

  7. aitor on

    Hola anama:
    Jajajaja…… yo la verdad es que no hago nada de eso…… en mi caso mi vida transcurre igual que el resto del año, con la unica excepcion de que son unas fechas que me gustan mas que otras.
    Es verdad que intento quedar con quien no he podido, pero no de forma especial, si no que trato de aprovechar las festividades que no tengo el resto del año. Los “debería” o los “tengo que”…. no los cumplo ni me los planteo, pero es unicamente por falta de necesidad…. es decir… como el fumar no me muestra consecuencias a corto plazo, el dejarlo no parece realmente una necesidad (aunque no fume, es un ejemplo)…. como el “flotador” aun no me permite mantenerme a flote…. pues tampoco me parece necesario ir al gimnasio para desinflarlo…..etc. etc. etc….
    Mi opinion es que todos esos propositos son efimeros y realmente no nos sentimos obligados a cumplirlos, por eso las “frustraciones” no llegan ni siquiera a incomodarnos (por lo menos en mi caso), pues si es verdad que la necesidad agudiza el ingenio, estoy seguro de que encontrariamos la forma de llevar esos deseos de prosperidad a buen termino. Un saludo y Feliz Navidad.

  8. aitor on

    Por cierto Anabel…. no sabia lo de tu resfriado… cuidate. un beso.

  9. wasd on

    Hola a todos^^ :] pues yo se q tengo q y debo q , pero como me conozco y soy un vago q por muxo q me lo ordene nunca conseguire hacerme caso a mi mismo, pues ya lo tengo asumido😄, asi q no me frustro, simplemente no espero demasiado de mi mismo,😄

    besitoooos a todaaaaaaas, abrazos a todooooos^^

    bueno o vicebersa,q ahora se yeba todo😄

    saludos


Lisa kommentaar

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Muuda )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Muuda )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Muuda )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Muuda )

Connecting to %s

%d bloggers like this: