Cambiando estación

Ha llegado la primavera, y la sangre se altera…así como para muchos es tiempo de alegría, buen rollo, calorcito y pajarillos, para otros los cambios de estación son un coñazo.

Así que hasta que pasen unos días y mi organismo se adapte al cambio de estación y de hora, tendré que fastidiarme con la “mano que aprieta en el cuello sin motivo”.

Son días de querer estar en la calle para respirar, porque los espacios cerrados “aprietan en el pecho”. Son días de apatía y aburrimiento, de realizar tareas tranquilitas que no requieran demasiado esfuerzo físico ni mental, y días de que el mínimo desorden, capa de polvo o suciedad molesten un montón.

En fin, en unos días los biorritmos se ajustarán, y comenzarán a hacer gracia las florcillas, los pajarillos y los vestidos de colores, pero de momento me “#@@< en la primavera.

Advertisements

No comments yet

Lisa kommentaar

Täida nõutavad väljad või kliki ikoonile, et sisse logida:

WordPress.com Logo

Sa kommenteerid kasutades oma WordPress.com kontot. Logi välja / Muuda )

Twitter picture

Sa kommenteerid kasutades oma Twitter kontot. Logi välja / Muuda )

Facebook photo

Sa kommenteerid kasutades oma Facebook kontot. Logi välja / Muuda )

Google+ photo

Sa kommenteerid kasutades oma Google+ kontot. Logi välja / Muuda )

Connecting to %s

%d bloggers like this: