Mi rotulador no pinta…

Pues tras una semana de parásito social, me he decidido a hacer acopio de voluntad y resignación y ponerme en marcha…es decir, he ido a la biblioteca a estudiar.

Resulta un tanto descorazonador llegar a ella y ver la media de edad de los usuarios, que rondaba los 16-21 años aproximadamente, lo que me provoca un arrebato momentáneo de decisión y de ánimo, convencida de que “de este verano no pasa” y de “voy a acabar la carrera de una vez, asi que a estudiar YA!”🙂

Pero claro…una vez perfectamente organizada la mesa…apuntes ya vistos aquí, papel de borrador allá, en perpendicular arriba y a la izquierda… bolígrafo rojo milimétricamente colocado a 3 pulgadas a la derecha del móvil silenciado…me di cuenta de que me faltaba lo más importante para mi jornada de estudio: los rotuladores de colores! O_O

Cómo me voy a concentrar, a hacer esquemas y a destacar títulos sin colores? Sería algo impensable !!! probablemente provocaría una desorganización tal que suspendería la asignatura, garantizando un auténtico desastre académico que su vez sería el detonante de una búsqueda infructuosa de trabajo, del engrosamiento de la cola del paro por mi parte y de la desestabilización de la economía del país y de…

En fin, con que me acerco precipitadamente al Todo a Veinte Pavos de la esquina (TVP a partir de ahora) dispuesta a solucionar de inmediato el problemón que me impide concentrarme en el apasionante mundo de la toxicología…

Una vez allí selecciono el artículo que me ofrecen como perfecto para mis fines, lo tiene todo la puñetera caja de rotuladores! Trae no uno, ni dos, sino DOCE COLORES diferentes! Increible, esta caja debieron fabricarla pensando en mi caso definitivamente! De hecho creo que el chinito es mi ángel de la guarda! WOW!

Sin pensarlo un minuto más, agarro el cartoncillo de rotus y voy feliz hacia la caja a pagar los dos euros que cuesta -que si bien me hicieron sospechar, no consiguieron empañar el momento de emoción que conllevaba la “compra perfecta”-

Nerviosa, me fumo un cigarro en la puerta de la biblioteca, pensando en el sobresaliente que voy a sacar en toxi gracias a la subrayada que les voy a meter a los apuntes con los flamantes rotuladores…

Subo, compruebo que la milimétrica composición que hay en mi trozo de la mesa está en el mismo oprden que la dejé, y me dispongo a empezar:

“TEMA 4…!!!!!”

Observo con cara de idiota el tremendo borrón que ha provocado el rotulador negro en el inmaculado folio…y en el siguiente…y en el siguiente…

Con bastante mala hostia saco otro de los doce “venga, el rosa, el rosa no me puede fallar, miralo que nuevecito, debía ser que el negro estaba un poco defectuoso…pero el rosa no me puede fallar, el rosa no! ESTE NO!”

No pinta. El rosa NO PINTA…

Continuo con mis dos bolis Bic de toda la vida…las tres hojas estropeadas como borradores…y con una sensación de…incertidumbre y vacío…espero todo esto no haya sido una premonición.

No comments yet

Lisa kommentaar

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Muuda )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Muuda )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Muuda )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Muuda )

Connecting to %s

%d bloggers like this: