ANUNCIO: CAMBIO DE DIRECCION DEL BLOG

POST INFORMATIVO:

Esta es la última entrada que redacto en www.anama.wordpress.com

A partir de ahora la página pasará a ser www.lascolillas.blogspot.com 

MOTIVO:

 Voy a introducir publicidad de google, que probablemente afeará un poco la estética del blog pero que me permitirá ir ganando -muuuy lentamente- unas pelillas, porque resulta que te pagan unos céntimos por el tráfico que tengas, y cada vez que alguien pinche en un anuncio… de manera que vas amasando céntimos cual cerdito hucha y cuando acumules diez euritos te mandan un cheque y te lo cobras.

Y tras un año de blog, y tras habérmelo pensado bastante, me parece una buena oportunidad de sacarle algo más de provecho a la página (es como si te dieran pasta por tener un hobby) así que me traslado con todo el equipo.

PROCESO:

Estoy cortando y pegando toooodos los posts desde el primero hasta este mismo en la nueva dire… y, por supuesto, estoy cortando y pegando todos vuestros comentarios porque me niego a perderlos por nada del mundo.

Ahora mismo en la nueva página se encuentran las entradas antiguas hasta mayo del año pasado, así que si estos días echais de menos actualizaciones podeis pasaros por allí y leer cosas antiguas jejejeje.

AVISO:

en cada uno de los comentarios, pone : Anamá dijo : y después va lo que habeis escrito. Pero he puesto a mano el nombre del autor en cada una de las ventanitas. Esto queda chapucero pero es la única manera de no perder vuestras aportaciones. En los nuevos comentarios que hagais ya pondrá de nuevo “Wasd dijo”, o “Fulanito dijo”: ok?

Probablemente tardaré unos dos o tres días más en pasar todo para allí, y en apañar la barra lateral y todo eso, pues es un poco lioso… será como una pequeña mudanza, así que agradezco vuestra paciencia y comprensión y, por favor, apuntaos la nueva dire, porque en esta de anama.wordpress ya no escribiré más…

Un abrazo, y nos leemos por la otra dire!

PD. cuando me haga millonaria os aviso, a lo mejor en un año consigo amasar 20 euritos, menos da una piedra jejejejeje.

Bikos!

“Una breve historia de casi todo”

 

Hola chicos!

Hoy es festivo en Vigo, el día de la reconquista de la ciudad, y llueve un montón… así que presumiblemente hoy termino libro: “Una breve historia de casi todo” de Bill Bryson, RBA bolsillo, ISBN13 = 9788478713806 (pongo todos los datos por si a alguien le interesa conseguirlo).

Y lo posteo porque me está pareciendo buenísimo. El autor es un escritor británico, y creo que aparte de divulgación científica también le da bastante a la literatura de viajes (qué buena vida, la de pasársela viajando por el mundo y contando sus experiencias).

Pues en el libro, haciendo honor a su título, nos lo cuenta todo todo (o casi todo todo) acerca de cómo se ha formado la tierra, cómo ha comenzado la vida y a dónde iremos a parar en taitantos millones de años. Y lo bueno es que aparte de muy completo, el libro está redactado de una manera muy amena y muy sencilla de entender, de manera que aunque no seamos unos expertos en ciencias podemos pillar todo lo que nos va contando sin demasiado esfuerzo.

Me gustan sobre todo las anécdotas que cuenta sobre los científicos, esos detalles que en otros libros no contemplan porque no tienen relevancia en el aspecto meramente educativo, pero que hacen mucho más amena la lectura y hacen que le cojas más interés y te metas en el temilla. Por ejemplo, cuando cuenta que Isaac Newton (Sir Isaac) se construyó su propio laboratorio, el primero que hubo en Cambridge… y que al muy excéntrico no se le ocurrió otra cosa mejor que meterse una aguja por un ojo! Por un ojo el muy bestiaburro! Y una aguja del copón, no una pequeñita.

Pues el muy animal se mete una aguja de trabajar el cuero (imagináosla) “entre el ojo y el hueso, lo más cerca posible de la parte posterior del ojo” –> palabras textuales , sólo para ver qué pasaba…

Y cuenta el autor que no le pasó nada (de milagro). También nos cuenta que Newton era miembro de una secta peligrosa, y que dedicó un montón de tiempo a estudiar la planta del templo de Salomón en Jerusalén porque pensaba que allí estaban escondidas las claves matemáticas que nos dirían la fecha exacta de la segunda llegada al mundo de Jesús… Por cierto, que para estudiar esto aprendió hebreo él solito, hala, ahí a lo tonto!

El libro cuenta desde el big-bang, (desde antes incluso), pasando por la prehistoria y por los monos, hasta que el hombre pasó a tener rastas y llamarse Jonathan. Y mientras da ese paseo comenta nociones básicas de astronomía, geología (esas placas tectónicas que tanto me flipan), química y bioquímica, ecología, citología, genética… vamos, acerca de casi todo.

Y nos habla de los científicos de siempre, como Newton, Curie o Einstein, pero también acerca de muchos otros que nos suenan de oídas (Fahrenheit, Celsius -los grados centígrados también se llaman grados Celsius ;) – de Rosalind Franklin etc. )

Bueno, me faltan un par de capítulos para rematarlo, así que esta tarde toca relax lector. Pero mientras tanto os comento un par de impresiones fundamentales:

1. Ser científico en el siglo XIX tuvo que ser rematadamente soporífero. Ni os imaginais lo repetitivos que podían llegar a ser sus trabajos, con deciros que muchos se pasaban años estudiando una misma especie de musgo…

2. Os recomiendo el libro a todos, es ameno y divertido, y te lo cuenta todo metiendo mucha coña por el medio, pero sin perder el rigor.

Bikos!

Cierre del calendario bloguero…

 

Igual que el calendario lunar es el calendario bloguero…

Resulta que mañana, 25 de marzo “Las colillas” cumplen un añito!!! Gu-gú-ta-tá!

Y éste que estoy redactando es el post número 137. :D

Sí echais una mirada a las categorías en las que clasifico las entradas, vereis que es un sistema bastante simple: las categorías son “El cielo” (post redactados de buen rollo), en la que he metido ochentayuno de ellos; en “El infierno” están los que he escrito de mala uva, insomne o triste, y hay ahora mismo treinta. Y en la de “El limbo”, que recoge las entradas “ni fú ni fá”, veo que he metido veintiséis.

No suelo releeer las cosas que he escrito hace tiempo, pero estos días se me hace inevitable picar en las entradas de hace un año a ver qué me estaba pasando. Y es algo que me resulta curioso, porque si no hubiese dejado constancia en el blog probablemente ni recordaría qué me pasaba por la cabeza con un año menos por estas fechas.

Echando una mirada rápida a las entradas de marzo de 2007, recuerdo que por estas fechas me encontraba inocentemente estudiando la toxicología a la que todavía no me he presentado, y que los rotuladores que compré en los chinos me salieron rana :). Que el libro que recién había leido era “La cena secreta” de Javier Sierra…

Veo que la primavera pasada me sucedió lo de siempre, lo que me vuelve a pasar este año: que el cambio de estación me sienta como una patada en el culo y que hasta que se me reajuste el organismo tendré que aguantarme con “el cuerpo raro”, con aversión a los espacios cerrados y con especial manía a la suciedad y el desorden, que como cada cambio de estación me sacan más de quicio de lo normal.

Por lo que leo en el blog, todavía jugaba a Ogame! Ese vicio dio sus últimos coletazos este año, mi cuenta debe estar caducada y tras jugar al Star Wars, Urban rivals y Dofus ahora mismo estoy de nuevo en etapa de “no ordenador” y leyendo compulsivamente en mis ratos libres -es curioso que me pase los años enganchada a “algo”en mis ratos libres, sean juegos de pc o sean libros, tampoco estaría mal mirar para el aire en los momentos de ocio-.

Anda! el post de mi cumple del año pasado! Ostras, si me queda sólo una semana para ser una veintisieteañera! Ooooostras! Qué mayooor! ¿A ver? Ah, es cierto, el año pasado lo celebré en el garito de siempre con las niñas jijiji, ahora me acuerdo de esa noche! :D… habrá que ir preparando algo para este año…

Y el último post de marzo del año pasado… “Me encanta dormir”? ¬¬   Joer, Ana, esa no es manera de comenzar un post serio. Jajajaja, menudas paridas que escribo a veces, debía ser un día de mínima inspiración…

:) Con todo esto lo que os quiero decir es que, si os gusta escribir, os animo a que os abrais una página. Es muy relajante, y llegará un momento que se convertirá en una especie de cajita de los recuerdos… como un album de fotos lleno de palabras en lugar de imágenes.

Y, el balance general bloguero me dice que ha sido un buen año, con más momentos de coña que malos rollos… que he tenido tres trabajos diferentes, que he aprobado cuatro asignaturas más -a este paso no termino ni con ochenta años- que me he independizado y que, ostrás! milagro! este año Iván y yo no hemos roto ni una sóla vez! Jajajaja, debe ser la primera vez en los ocho años Y MEDIO que mismamente hoy cumplimos que no “lo dejamos” tres o cuatro veces a lo largo del año!

Qué record! será que, por fin, hemos aprendido a canalizar las discusiones de manera civilizada o que el irnos a vivir juntos nos ha bajado los humos a ambos?

Un año de blog… un año sin romper con tu pareja… pues parece que ha sido una buena etapa! *Y que dure*

Besazos a todos/as y gracias por seguir leyendo… Y gracias especiales a Wasd por estar al pie del cañón desde antes del primer día de este blog.

;)

El gordómetro…

 

Menuda depresión chicos… esto a partir de ahora va a ser un sinvivir *snif*…

Y es que en mi casa ahora somos “la familia y uno más”… y ya me estoy arrepintiendo de haber comprado el cacharro :(.

Ahora en casa vivimos Iván y yo y, en el cuerto de baño… EL GORDÓMETRO! *Chan chan chan -chan chachán- chan chachán-* —> (Música de Star Wars).

Y la historia dice así:

Como es Semana Santa y no viajamos más de un  día seguido, ayer dedicamos nuestro valioso tiempo a visitar el nuevo centro comercial que hay en Vigo, ahí plantado en medio del puerto.

Ahí vamos, curioseamos un par de tiendas -todas tirando a carillas, aquí no hay Zara-, visitamos a la Susi en su tienda (también carilla pero con ropa mega-super-chula por cierto) y llegamos a “LA TIENDA” por antonomasia para Iván… la única razón por la que ahora caigo aceptó de buen grado ir “de paseo al nuevo centro comercial para conocerlo al menos” sin decir ni mú e incluso con sonrisilla malévola.

El MEDIAMARKET    -.-     -Yo no soy tonta-.

Ahí entramos, en el nuevo Alcampo tecnológico de la ciudad. Tras una larga pateada por el establecimiento en la que “alguien” se detuvo en tooooodos los pasillos y fuchicó en tooooodos los artículos y se lo flipó en los portátiles de tresmil euros, llegamos a la parte de pequeño electrodoméstico.

Y entonces vi la sección de básculas de baño, y en un arrebato de renovada motivación -estamos casi en abril y la “operación bikini” es inminente- me puse a buscar como loca la más barata… (repito que yo-no-soy-tonta) ;)

Dieciocho leuris! Bueno, bueno, bueno! No me pude contener. Tras un breve razonamiento, pues él prefería una tostadora, me salí con la mía y adquirimos la báscula, que no tardó en convertirse en “el gordómetro” por la infantil costumbre que tenemos de bautizar nuestras cosas con nombres de coña.

Y ahí marchamos tan campantes, y el camino de vuelta se convirtió en un vacile constante hacia mi persona por haberme empeñado en comprar una báscula…

Y es que él ya me lo avisó… ” No compres eeeeeso, que te conoooozco, que te vas a poner como una fieeera…”.

Caso omiso. Llegamos, lo estrenamos, él quedó en un muy buen lugar según el gordómetro y yo… y yo… *snif*.

Qué depresión! A ver, que no soy una sílfide eso ya lo sabía y me importa un pito y tres tambores… y que me sobran unos cuantos kilos también. Pero es que verlo reflejado en la pantalla digital del gordómetro… me ha puesto los pelos como escarpias >:(.

La muy perra de la báscula no se queda contenta con humillarte mostrándote tu peso, sino que además, para rechifla y cachondeo, te muestra el porcentaje de grasa corporal! Bueno, la apoteosis. Obviamente no voy a dar datos empíricos sobre mi condición física, pero os puedo adelantar que según el estúpido gordómetro estoy en el límite del sobrepeso (me cagohastaensanpitopatogrrrrrrrrr). O sea, que me vino a decir que como me ponga un poco más foquilla, pero sólo un poco más, tendré que empezar a preocuparme en serio por mover el culo y adelgazar de verdad.

Y vale, que llevo tiempo entrando y saliendo de temporadas de “voy a dejar el chocolate”, y que mi motivación es exclusivamente por motivos de salud, para mantener a raya potenciales colesteroles, niveles de azúcar y tensiones que en un futuro me puedan perjudicar. Que no es por estética, aunque como todos prefiera que el bikini me quede de p.m. en verano a que se me vea alguna lorza. Pero el asunto de que el gordómetro me haya avisado que si acumulo más grasa en mi interior me saldré del parámetro “normal” para entrar en el de “sobrepeso” no me ha hecho ni puñetera gracia… que bien es sabido que a medida que pasan los años hay que ir cuidándose cada vez más.

Así que, por enésima vez, comienzo la dieta, que consiste básicamente en eliminar el chocolate y los dulces y en arrancarme a caminar más en vez de pillar tanto el autobús para moverme por la ciudad.

En fin señores, tocan tiempos de guerra, a ver si en un mesecillo el gordómetro me consuela con medio kilo menos en mi tonelaje *Advertencia a potenciales personas que se pongan a dieta: hay que adelgazar muy poco a poco, a largo plazo, comiendo cinco veces al día, eliminando dulces y aumentando frutas y ejercicio físico, nada de hacer burradas eh?*.

Dadme ánimos!

*Snif, el chocolate noooooooo!*

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.